El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, anunció hoy que el Gobierno elevará de 6.000 a 18.000 euros el límite mediante el cual se pueden solicitar aplazamientos de pagos de impuestos sin garantías, lo que afectará a más del 90% de las peticiones actuales, según indicaron a Europa Press en fuentes de la Agencia Tributaria. Ocaña indicó, en una entrevista con Punto Radio recogida por Europa Press, que esta medida se adoptará "en pocos días", con la finalidad de que las empresas con problemas de liquidez puedan demorar el pago de impuestos y poder seguir operando con normalidad. En 2008, las peticiones de aplazamiento superaron las 655.000 por un importe de 9.500 millones de euros.