La filial británica de Telefónica, O2 tiene previsto lanzar servicios de banda ancha en Reino Unido con velocidades hasta 20 MB y se ha marcado el objetivo de alcanzar el millón de clientes en 2010. Este servicio, retrasado en varias ocasiones, estará disponible para la mitad de la población británica residente en las principales areas urbanas.