Los ex-directivos de Bear Stearns, que ahora dirigen el departamento de préstamos en Goldman Sachs, Bank of America y Ally Financial, han sido acusados de engañar y defraudar a sus inversores a través de productos hipotecarios que crearon y vendieron cuando trabajaban en Bear Stearns.

Según varios e-mails e informes de la auditoría interna, JP Morgan habría sido consciente de este fraude desde la primavera de 2008, pero lo escondió del "dominio público" a través de maniobras legales. Durante la semana pasada, una demanda presentada en 2008 por la aseguradora hipotecaria Ambac Assurance Corp contra Bear Stearns y JP Morgan fue revelada. La demanda contenía emails desde el año 2005, en los que se comentaba que los traders de Bear Stearns relataban a sus superiores cómo vendían a los inversores como Ambac un "saco de mierda".

Las noticias sobre los denunciantes del departamento de hipotecas de Bear Stearns, EMC, fueron publicadas por primera vez por The Atlantic en Mayo del año pasado. Los antiguos analistas de EMC admitieron que en alguna ocasión se les dijo que falsificaran los datos que ofrecían a las agencias de rating acerca de las características de sus préstamos. Pero según algunos documentos presentados en su demanda por Ambac, los engaños de Bear Stearns fueron más allá. Según esos documentos los senior traders del equipo dirigido por Tom Marano, quien era Senior Managing Director y Jefe Global de Hipotecas de Bear Stearns y en la actualidad es CEO de Ally's mortgage operations, se estaban embolsando dinero que estaba destinado a los accionistas después de que Bear Stearns ya hubiera vendido sus bonos y eliminado sus préstamos de sus libros.

Artículo original publicado en The Atlantic