Hasta nueve compañías han cambiado de fase de ciclo en bolsa en la última jornada.  Tan sólo una de ellas  - Atresmedia – empeora su puntuación mientras que el resto cambia a una fase de ciclo más alcista. Eso sí, son Azkoyen y Repsol las que experimentan una subida más relevante.

Pero, vayamos por partes y comencemos por Atresmedia que ha pasado del aprobado raspdo al suspenso, cuando se habla de su puntuación, y pasa de fase de consolidación a rebote, según los indicadores técnicos del valor. Una compañía que, sólo en lo que llevamos de ejercicio, sube en torno a un 0,8% tras dejarse más de un 7% en 2017.

Hasta tres compañías del continuo mejoran su puntuación pero no lo suficiente para pasar a terreno positivo. Pharma Mar , Naturhouse y Mapfre pasan de 2 a 4 puntos y de fase bajista a fase de rebota. Entre todas, es la biotecnológica gallega la que ha mejorado más su aspecto a corto plazo tras anunciar, esta misma semana, que recurrirá la sentencia del EMA para la comercialización de Aplidin. A pesar de que momento y  volatilidad influyen negativamente en la composición técnica del valor, el volumen es positivo.

Más positiva en la visión de Acerinox y Caixabank , que presentan una lectura inversa – al pasar de una puntuación de 4 a 5  y ambas en fase de consolidación. La entidad tiene una tendencia alcista a medio plazo con un momento total rápido que es positivo y la volatilidad que apoya a seguir viendo subidas en el valor.

Dos valores son los que más han conseguido incrementar su  valor, Azkoyen y Repsol , durante esta última jornada y son las que presentan, según los indicadores, la puntuación más alta entre las que han tenido cambios. La petrolera pasa de puntuar 6 en indicadores a 8  y de fase consolidación a alcista. Favorecida por las alzas experimentadas por los precios del crudo a comienzos de año, el valor experimenta una subida de más del 6% en las cuatro jornadas que llevamos de año. 

Sus indicadores muestra que la tendencia del valor es alcista en el medio y largo plazo, con un momento positivo y una volatilidad en descenso propia de movimientos al alza en las compañías. Por el contrario, un volumen a la baja es el único factor que puede jugar en contra de ver subidas en la compañía.

Azkoyen pasa en sus indicadores de fase consolidación a alcista con una puntuación pasa de 7 a 9. El valor, que suma en el año en torno a un 6,2%, cerró 2017 con una subida del 38,6%. Por eso no es de extrañar que la tendencia, tan al alza como a la baja, con un momento total que es positivo y volatilidad decreciente. Tan sólo el  volumen a medio plazo, decreciente, puede ser un síntoma de cierto agotamiento a corto plazo en el valor.