El plazo que la inmobiliaria Nozar, declarada en suspensión de pagos, tiene para pagar los casi 80 millones de euros que le adeuda a Colonial termina mañana, aunque fuentes del mercado apuntaron que se ultima una solución amistosa para una prórroga indefinida. Fuentes próximas a Nozar aseguraron a EFE que el proceso del pago de la deuda entre las dos inmobiliarias se había prorrogado indefinidamente de forma amistosa.