El presidente del Consejo del Notariado, José Marqueño, y la representante del Ministerio de Justicia Pilar Blanco-Morales han opinado hoy que en España no se ha producido una crisis hipotecaria como la de Estados Unidos, pero han defendido la adaptación de las leyes para "no quedarse anclados". En una rueda de prensa en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, el presidente del Consejo del Notariado ha considerado que, pese a la crisis internacional, en España no debe registrarse "ningún problema" relacionado con las hipotecas. Ha subrayado que los sistemas de seguridad jurídica preventiva en España "gozan de buena salud" y se ha referido a la reforma de la Ley de Regulación del Mercado Hipotecario de 2007. Sin embargo, a su juicio, "eso no quiere decir que haya que mantenerse anclados en la rigidez (de las operaciones) del siglo XIX", y ha abogado por "adaptar las necesidades al siglo XXI", pero "con las mismas garantías".