La tasa de desempleo en Estados Unidos disminuyó sorpresivamente en enero, pero la economía continuó eliminando empleos y las revisiones presentaron un panorama más sombrío para el 2009, generando dudas sobre la fortaleza del mercado laboral. Las nóminas de empleos no agrícolas cayeron en 20.000 el mes pasado, lo que se compara con un descenso de 150.000 en diciembre, informó el viernes el Departamento de Trabajo. Originalmente, el Gobierno había informado que las nóminas descendieron en 85.000 durante diciembre. La tasa de desempleo, por su parte, descendió al 9,7% en enero, comparado con el 10% de diciembre.