Nissan, el segundo fabricante de automóvilesde Japón,espera que su beneficio anual descienda un 15%, después de que el terremotointerrumpiera la producciónylas ventas, mientras queel yen se fortalecía.


El beneficio puede disminuir a 270.000 millones de yenes (3.400 millones de dólares) frente a los 319.200 millones de yenes de un año antes, ha dicho la compañía con sede en Yokohama en un comunicado. La estimación es mayor que las estimaciones de 237.000 millones de yenes hecha por los analistas de Bloomberg en los últimos 28 días.

Los fabricantes de automóviles japoneses están aumentando la producción mientras se recuperan de los desastres naturales del 11 de marzo que dañaron las fábricas de automóviles y partes de algunas plantas, dando lugar a una caída del 60% de la producción de vehículos nacionales en abril. Nissan espera reanudar la producción total a nivel mundial en octubre.

"Nissan no se puede esperar mucho beneficio de Japón debido al terremoto, o de América del Norte, ya que los principales indicadores como el PIB y la tasa de desempleo no son muy positivas", ha dicho Yuuki Sakurai, presidente de Fukoku Capital Management en Tokio. "Nissan debe tratar de expandirse en China, Rusia y otros mercados emergentes” ha añadido.

Las ventas mundiales de Nissan pueden aumentar un 9,9% a 4,6 millones este año fiscal, ha dicho la compañía automovilística. Los ingresos pueden aumentar 9,4 billones de yenes desde los 8,77 billones de un año antes.

Las ventas en China podrían aumentar un 12% a 1,15 millones de vehículos, mientras que las ventas en Norteamérica pueden subir un 6,8% a 1,33 millones de dólares. Se espera que las entregas en Japón crezcan un 1,7% a 610.000, mientras que en Europa puede obtener un 10% hasta las 670.000, afirman desde Nissan.

Sus acciones pierden un 0,33% hasta los 20,83 dólares. Nissan ha anunciado que planea duplicar su dividendo hasta los 20 yenes este año fiscal.