El temblor de 7,1 grados que se registró ayer ha provocado el cierre de varias de sus plantas en Japón.

Sony, el mayor exportador japonés, declaró ayer que había suspendido su actividad en la prefectura de Miyagi, debido a cortes de energía causados por el sismo de anoche. Algunas compañías japonesas como Fujitsu, Nikon, Tokyo Electric, DoCoMo y KDDI también han informado de interrupciones en el día de hoy.

El terremoto, el más importante que ha sufrido el país desde el 11 de marzo, ha golpeado la recuperación en la producción de fabricantes como Honda o Sony. Las estimaciones del gobierno japonés calculan que los costes del seísmo del día 11 de marzo alcancen los 293 mil millones de dólares o un 0,5 de la economía del país nipón.

“Todo el mundo estaba esperando reiniciar la producción pero después de esto tendremos nuevas interrupciones” ha dicho Steven Zhang, analista tecnológico de DBS Vickers Securities en Hong Kong. “Esto tendrá un impacto negativo en la cadena de suministro” ha explicado Steven.

Sony ve como se revalorizan sus acciones y sus acciones suben un 0,99% hasta los 30,63 dólares en la bolsa de Nueva York.