El mayor fabricante mundial de prendas y material deportivo, la estadounidense Nike, ha obtenido un beneficio neto de 1.883,4 millones de dólares (1.198 millones de euros) en su ejercicio fiscal, que concluyó el pasado 31 de mayo, un 26% más que en el año precedente, según ha informado la compañía.
Las ventas de Nike han alcanzado los 18.627 millones de dólares (11.848 millones de euros), un 14% más, gracias al crecimiento del 19% en Europa, del 21% en America y del 26% en Asia Pacífico, mientras que en EEUU facturó un 4% más. En el cuarto trimestre del año, Nike ha registrado un beneficio neto de 490,5 millones de dólares (312 millones de euros), lo que supone un aumento del 12%, mientras que su cifra de negocio suma 5.088 millones de dólares (3.236 millones de euros), un 16% más. La compañía ha apuntado que los pedidos acumulados para ser satisfechos entre junio y noviembre del presente ejercicio alcanzan los 8.800 millones de dólares (5.597 millones de euros), un 11% más que en el mismo periodo del año anterior. No obstante, Nike ha precisado que los pedidos recibidos muestran un crecimiento del 10% en Europa, del 30% en América, y del 31% en Asia Pacífico, pero un estancamiento de los pedidos procedentes de EEUU.