La Bolsa neoyorquina ha vuelto al terreno de las pérdidas después de lo que ha sido un simple descanso en su hecatombe. Ni la aprobación de un nuevo techo de gasto, ni los rumores sobre un QE3, ni siquiera la calma en el mercado europeo tras la reunión del BCE sirven para alejar a los bajistas en Wall Street. El más perjudicado es el Nasdaq con un recorte superior al 1,60%.

Pintan bastos en los mercados puesto que los números rojos del mercado americano encuentran compañía en Europa donde absolutamente nadie se salva de la quema. El Ibex 35 ha perdido ya la cota más que psicológica de los 9.000 puntos y acumula un recorte a esta hora del 1,20%.

Similares caídas dentro de la renta variable estadounidense donde el Dow Jones retrocede un 1,22% y se coloca en los 11.751 puntos; el tecnológico Nasdaq cede un 1,63%, hasta los 2.647 puntos, mientras que el S&P, de especial importancia para el viejo continente, se deja un 1,48% y se queda en los 1.241 puntos.

Tras el dato del ADP de ayer que recoge la creación de empleo dentro del sector privado, hoy era el turno de las solicitudes de subsidio por desempleo que se han movido dentro de lo previsto. 398.000 personas en total, lo que supone el nivel más bajo desde abril. Mañana, sin embargo, sí que podrían temblar los cimientos de Wall Street al conocer el dato oficial de creación de empleo elaborado por la Administración Obama, donde las estimaciones apuntan a 85.000 nuevos puestos de trabajo.

En el lado empresarial, General Motors ha publicado un beneficio por acción (BPA) en el segundo trimestre de 1,54 dólares, por encima de los 1,20 esperados y de los 0,85 dólares del mismo periodo del año pasado. En el período la compañía ganó 2.500 millones de dólares, casi el doble de los 1.300 millones obtenidos en el mismo período de un año antes. GAP ha anunciado una caída en sus ventas comparables del 5% en el mes de julio mientras que Dean Foods Company ha elevado hasta los 0.18 dólares su beneficio por acción en el segundo trimestre, superando ligeramente las previsiones.

Mientras tanto, el par euro/dólar vuelve a retroceder este jueves. Se coloca en el 1,42 después de confirmar el mantenimiento de tipos por parte del BCE en su característica reunión de los jueves. Jean Claude Trichet ha anunciado, además, la inyección de liquidez en el mercado de ‘forma extraordinaria’ durante el próximo semestre.

En la parte de commodities, el oil Texas cede un 0,645 y se coloca ligeramente por encima de los 91 dólares, mientras que el oro se paga a 1.673 dólares y subiendo.