La reaseguradora muniquesa Münchener Rück ha revisado hoy a la baja sus pronósticos de beneficio por las turbulencias en los mercados de capital, un anuncio que le ha llevado a desplomarse en bolsa más de un 10%. En lugar de los 3.000-3.400 millones de euros previstos anteriormente, ahora anticipa una cifra superior a 2.000 millones de euros. La compañía achaca esta rebaja en sus previsiones a la reducción de inversiones resultado de las turbulencias en los mercados financieros.
Asimismo, también ha indicado que el beneficio consolidado del segundo trimestre será de 600 millones de euros, frente a los 1.158 millones del periodo equivalente de hace un año. Pese a todo, ha confirmado que sus objetivos a largo plazo no se ven afectados y espera que su beneficio por acción sea de más de 18 euros en 2010. Las acciones caían en bolsa cerca del 10% tras el anuncio.