Los bancos de inversión Morgan Stanley y JPMorgan Chase alcanzaron hoy un acuerdo con la Fiscalía de Nueva York para recomprar unos 7.000 millones de dólares (4.700 millones de euros) en instrumentos de deuda a largo plazo con tipos de interés subastables (ARS), al mismo tiempo que pagarán conjuntamente 60 millones de dólares (40 millones de euros) de multa. En concreto, Morgan Stanley se comprometió a pagar una multa de 35 millones de dólares, mientras que JPMorgan abonará 25 millones de dólares, anunció el fiscal general del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo.
"Nuestro objetivo era conseguir que la gente consiguiera que le devolvieran el dinero tan rápidamente como fuera posible", dijo Cuomo, quien calificó la crisis desatada desde finales de enero en el mercado de este tipo de valores como una "pesadilla" en la que los pequeños inversores se vieron atrapados durante meses. "La pesadilla terminará", afirmó Cuomo. Asimismo, el fiscal precisó que el proceso de recompra daría prioridad a los inversores particulares, pequeñas empresas e instituciones benéficas, que accederán a las devoluciones antes que los inversores institucionales. El pacto alcanzado hoy con Morgan Stanley y JPMorgan se suma a los acuerdos suscritos la semana pasada con UBS y Citigroup, a los que Merrill Lynch se sumó voluntariamente. No obstante, la investigación abierta por la Fiscalía de Nueva York aún apunta a otras entidaes como Wachovia, Lehman Brothers o Goldman Sachs. En concreto, los acuerdos suponen que estas entidades recomprarán a su valor nominal estos bonos por un importe superior a los 42.000 millones de dólares (28.315 millones de euros), puesto que UBS recomprará 18.600 millones de dólares, mientras Citigroup pactó la recompra de bonos por importe de 7.300 millones de dólares y Merrill Lynch se comprometió a recomprar unos 10.000 millones de dólares en ARS.