La Bolsa de Nueva York ha cerrado al alza este jueves, gracias a una caza de oportunidades en el sector financiero, pese al mayor incremento de la inflación en 17 años: el Dow Jones ganó 0,72% y el Nasdaq 1,03%. El Dow Jones Industrial Average (DJIA) aumentó 82,97 puntos a 11.615,93 unidades y el índice Nasdaq, de alto componente tecnológico subió 25,05 puntos a 2.453,67 unidades, según cifras definitivas de cierre. El índice ampliado Standard & Poor's 500 ganó por su parte 7,10 puntos, a 1.292,93 unidades (+0,55%). Preocupados sobre el nivel de consumo, los inversores reaccionaron también a la sólida performance trimestral del líder mundial de la distribución Wal-Mart, que registró en el segundo trimestre resultados que superaron los pronósticos y elevó sus previsiones para 2008.
'Los valores financieros dieron aire al mercado', después de dos sesiones consecutivas en baja, explican analistas de Briefing.com. Wall Street que había comenzado la sesión en rojo, se recuperó en la mañana tras una caza de oportunidades en los valores financieros, víctimas de ventas en las últimas dos jornadas, según Peter Cardillo de Avalon Partners. Otro factor positivo fue el repliegue de los precios del petróleo, que perdieron cerca de un dólar el jueves. Los inversores temen que las familias limiten sus gastos superfluos, a causa de la disparada de los precios de la energía. El consumo representa más de dos tercios de la actividad económica en Estados Unidos. Los datos económicos de la jornada 'mostraron el deterioro de la coyuntura', según Art Hogan del gabinete Jefferies. Por otra parte, los precios minoristas aumentaron 0,8% en julio en relación a junio, dos veces más que lo previsto, mientras que el índice de base (que excluye alimentación y energía), subió 0,3%, superando también las previsiones. Sobre un año, la inflación alcanzó 5,6%, el nivel más alto desde enero de 1991. Estas cifras reavivan las especulaciones del mercado sobre las próximas decisiones de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, presionada entre una economía desacelerada y crecientes presiones inflacionarias. El mercado laboral envió un mensaje negativo: las solicitudes semanales de beneficios por desempleo bajaron solamente en 10.000 la semana pasada, cuando los analistas esperaban un descenso de 24.000. El mercado obligatorio subió. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 3,892%, contra 3,947% en la noche del miércoles, y el de los títulos a 30 años a 4,519%, contra 4,576%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.