Morgan Stanley obtuvo un beneficio neto de 1.425 millones de dólares (1.002 millones de euros) en el tercer trimestre fiscal, lo que supone un 7,6% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior, mientras que su beneficio neto de los nueve primeros meses de su ejercicio alcanzó los 4.002 millones de dólares (2.815 millones de euros), un 41% menos que durante las primeras tres cuartas partes del ejercicio anterior. El beneficio diluido por acción alcanzó los 1,32 dólares en el tercer trimestre frente, a los 1,38 dólares del ejercicio anterior, con lo que el beneficio diluido para el accionista de la entidad durante los nueve primeros meses se situó en 3,72 dólares por título, por debajo de los 5,79 dólares por título de los nueve primeros meses de 2007.