La agencia de calificación de riesgos financieros ha comunicado que el fracaso de las negociaciones en el Congreso de EEUU para reducir el déficit no variará la nota que concede actualmente a la deuda estadounidense, que es la máxima posible.
No obstante, Moody's ha explicado en una nota que la reducción de los 1,2 billones de dólares de recorte en el gasto ya aprobados podrían tener "consecuencias negativas para la calificación". "Aunque la comisión podría haber propuesto mucho más que 1,2 billones de dólares en medidas de reducción del déficit, lo cual hubiera sido positivo para la calidad del crédito del Gobierno, su fracaso en hacerlo no reduce el monto de reducción de déficit ya legislado", ha destacado Moody's. La agencia concede su máxima calificación 'AAA', aunque otorga una perspectiva negativa por sus problemas para controlar su deuda.

El supercomité formado por políticos demócratas y republicanos para consensuar un plan de reducción de déficit estadounidense sigue sin alcanzar un acuerdo satisfactorio y amenaza con revivir las tensiones vividas a comienzos de agosto, cuando un acuerdo 'in extremis' evitó un posible impago de la primera economía del mundo.

Sin embargo, la falta de voluntad política para alcanzar un pacto provocó que la agencia de calificación Standard & Poor's rebajara la máxima nota crediticia de EEUU por primera vez en su historia.