La agencia internacional de calificación Moody's mantuvo hoy la calificación crediticia de la eléctrica Iberdrola a corto y largo plazo con perspectiva estable. En su informe, Moody's mantiene para la entidad el "rating" A3 para el largo plazo y el nivel P2 y, entre otros aspectos, destaca que los riesgos que presentan las inversiones del grupo son "bajos/medios". Moody's valora la diversificación geográfica y de riesgo de Iberdrola, así como la aprobación, por parte del Gobierno, del decreto por el que se pondrá fin al déficit de tarifa y que avanza en la liberalización del sector eléctrico.