La agencia de calificación crediticia Moody's ha mantenido el 'rating' de Iberdrola en 'A3' (calidad buena) a largo plazo y en 'P2' (nivel medio dentro del grado de inversión) a corto plazo, así como la perspectiva de la eléctrica. La agencia considera además que el reciente Real Decreto Ley 6/2009 sobre el déficit tarifario permitirá, a la espera de que se resuelvan algunos aspectos, "reducir sustancialmente en el futuro los riesgos financieros y regulatorios de las eléctricas españolas".
Por otro lado, Moody's destaca como factores positivos de Iberdrola su "diversificación geográfica y de riesgos", que le procura un equilibro entre sus negocios regulados en España, Estados Unidos y Reino Unido (35%), la actividad renovable (20%), los negocios liberalizados en España y Reino Unido (entre el 30% y el 35%) y la actividad en Iberoamérica (10%).

Junto a esto, valora positivamente la capacidad del grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán para generar liquidez a un ritmo superior a los 4.000 millones pese a la crisis y de captar capitales en los mercados internacionales. En el primer trimestre, la eléctrica emitió 3.000 millones de euros en bonos.

En febrero, la agencia Standard & Poor's (S&P) decisió mantener los 'rating' de la eléctrica, mientras que en abril Fitch degradó su calificación crediticia en una nota debido a las inestabilidad económica internacional y al fuerte apalancamiento como consecuencia de la adquisición de Energy East.