La agencia de calificación Moody's abogó hoy por que el Gobierno español haga un mayor uso de su habilidad para inyectar capital en los bancos ante el deterioro del perfil crediticio de las entidades en el escenario de "profunda depresión" y de abrupto ajuste del ladrillo que atraviesa la economía española. Moody's constata que el Gobierno español ha facilitado medidas para ayudar a garantizar la estabilidad financiera y aliviar las presiones de liquidez que soporta el sistema, pero considera que debe ir más allá para atajar el deterioro de la calidad de crédito de las entidades españolas. 

La agencia de calificación Moody´s afirma que "a no ser que se haga un mayor uso de la capacidad del Ejecutivo de inyectar capital en los bancos, estas medidas no compensarán por completo la presión negativa sobre los 'ratings' de los bancos en cuanto a su perfil de crédito intrínseco a raíz de las tendencias de debilitamiento crediticio en el sistema".

Moody's incide en que la depresión económica se mantendrá, previsiblemente, durante el presente ejercicio, deteriorando la calidad de los activos, lo que espoleará los requerimientos de provisiones y reducirá la capacidad de absorción de riesgos de los bancos.

La analista María Cabanyes explica que esto debilitará la adecuación del capital de las entidades financieras, por el menor nivel de provisiones genéricas para compensar pérdidas por impagos de préstamos, a lo que se sumará el deterioro de los beneficios.

La vicepresidente senior de Moody's recuerda que entre junio de 2007 y febrero de 2009, la agencia modificó a la baja los 'rating' de la mitad de entidades en España, y avisa de que si las tendencias de crédito fundamentales continúan deteriorándose, "hará falta aplicar más rebajas".

A su parecer, las restricciones crediticias persisten a causa de las disrupciones en los mercados mayoristas, que presionan los costes de financiación de las entidades financieras y, por tanto, sus perfiles de liquidez.

La capacidad de cada banco para afrontar el deterioro de su cartera crediticia y su habilidad de generar capital pese al estrés que soportarán los beneficios y otras iniciativas de crecimiento de capital, será "clave" para el futuro, agrega.