El presidente de la Generalitat catalana, José Montilla, condicionó hoy las ayudas estatales a las entidades financieras a que éstas lleven a cabo reestructuraciones internas, y reconoció que las cajas catalanas también tendrán que fortalecerse, pese a calificar el sistema financiero catalán de "fuerte y solvente". Tres semanas después de afirmar en el Parlament de Cataluña que las cajas catalanas tendrán que "ganar dimensión" para ser competitivas, el presidente ha elegido un foro de empresarios de Lleida para hablar de las ayudas del Estado.