Según lo publicado en Bloomberg, este acuerdo se realiza para llevar a cabo la promoción y desarrollo de dispositivos basados en Windows, como parte de su acuerdo de software de teléfonos inteligentes.

 

Nokia, a su vez, tendrá que pagar a Microsoft un canon por cada copia de Windows que utilice en sus teléfonos. De esta forma, los gastos se compensarán al reducir Nokia su propio presupuesto para la investigación y desarrollo de software. La página no revela su fuente de información, pero indica que el acuerdo tiene una duración de más de cinco años.

Si tiene éxito la operación, ambos pueden beneficiarse financieramente. Además, este acuerdo ayuda a paliar la amenaza del smartphone de Apple Inc. y Google Inc. A pesar de todo, las acciones de Nokia han caído un 26 por ciento desde que se dio a conocer el acuerdo, lo que manifiesta las dudas sobre el sistema operativo de Microsoft.