El gigante estadounidense de la informática Microsoft ha aceptado efectuar 'cambios sustanciales' para cumplir con las exigencias de la Comisión Europea(CE) por abuso de posición dominante, según ha destacado la propia CE. El acuerdo supone un importante giro en la actitud de la empresa estadounidense. Durante más de tres años Microsoft ha dicho que quería cumplir con la decisión de la Comisión, pero hasta ahora nunca había cumplido con sus requisitos.
'Microsoft ha aceptado finalmente tres cambios sustanciales para cumplir con la decisión' de Bruselas que, además de imponerle una multa récord de 497 millones de euros, le exigía permitir la interoperabilidad de sus programas con los de la competencia, indicó la Comisión en un comunicado. Según Bruselas, Microsfot permitirá que los editores independientes de programas informáticos tengan acceso a la documentación técnica necesaria para desarrollar productos compatibles con Windows. Microsoft también anunció la reducción de las sumas pedidas a cambio de esa información y de los derechos de utilización de patentes a nivel mundial, acuerdos que quedarán sometidos a la jurisdicción de la Alta Corte de Londres, además del control de Bruselas. 'Microsoft provee ahora información sobre la interoperabilidad en términos razonables y no discriminatorios', indicó la Comisión. Tras este anuncio, Bruselas afirmó querer tomar 'lo más rápido posible' una decisión concerniente a las multas diarias que había impuesto a Microsoft en julio de 2006 por no cumplir con la condena de 2004, y que ascendían a un total de 280 millones de euros. 'Como a partir de hoy Microsoft se ha conformado a la decisión de 2004, no hay razón para imponerle más multas', admitió la Comisión. El anuncio de Microsoft de plegarse a las exigencias de Bruselas supone el final de una batalla de más de siete años que tuvo su punto de inflexión el pasado 17 de septiembre, cuando la Corte Europea de Justicia (CEJ) dio a conocer un fallo que confirmó en lo esencial la condena de Bruselas. Más que la multa de 497 millones de euros, una bagatela para una empresa multimillonaria como Microsoft, el grupo norteamericano cuestionaba desde elprincipio dos medidas correctivas que le había impuesto la Comisión. En efecto, Bruselas había obligado a Microsoft a comercializar una versión de Windows que no tuviese integrado el programa de lectura de vídeos y audio Media Player. Por otra parte, había exigido que el grupo divulgue a sus competidores la documentación técnica necesaria para la elaboración de programas compatibles con Windows. Al comentar el fallo de la Corte Europea, el número tres de Microsoft, Brad Smith, había anunciado en septiembre que iba a estudiar si correspondía 'tomar medidas suplementarias' para cumplir con la condena de 2004, dejando entrever un cambio de posición del grupo norteamericano. 'Me congratulo de que Microsoft haya tomado finalmente pasos concretos para garantizar el pleno cumplimiento de la decisión de 2004', dijo la comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes. En declaraciones a la prensa, Kroes lamentó de todos modos que el gigante informático sólo haya cumplido el fallo 'tras un considerable retraso, dos decisiones judiciales y la imposición de multas diarias', y evitó hablar de una victoria de la UE. 'Sólo hicimos nuestro trabajo', concluyó.