El mercado americano abre en negativo tras los descensos del pasado viernes y en una sesión huérfana de referencias macroeconómicas, en la que los inversores se centran en los resultados empresariales como los de Apple, Texas Instruments y American Express que se conocerán al cierre de la sesión. Antes de la apertura se conocían los resultados de dos farmaceúticas: Merck y Schering Plough que superaban las estimaciones. A pesar de ello el mercado sigue preocupado por la subida del crudo -el West Texas cotiza a 85,40 dólares- y por las declaraciones del G-7 -los siete países más industrializados del mundo- que han afirmado que las turbulencias en los mercados financieros afectarán al crecimiento económico global. Así, en los primeros minutos de negocio, el Dow Jones de Industriales se deja un 0,32% hasta los 13.479 puntos, el tecnológico Nasdaq cede un 0,89% hasta los 2.700 puntos mientras que el S&P 500 retrocede un 0,39% hasta los 1.494 puntos.
La preocupación sigue latente en el mercado neoyorquino que comienza la semana como la terminó el viernes. Para Eduardo Vicho, Codirector de EJD Valores, “en el mercado están haciendo mella los máximos del crudo brent que sobrepasaba los 90 dólares el viernes y todo apunta que se va a encaminar hacia los 100 dólares el barril”. Además el experto apunta que los inversores están atentos a la reunión de la Fed del día 31 de octubre, “el mercado espera una baja de tipos pero se empieza a ver cierto temor a que esos tipos se mantengan”. A falta de referencias macroeconómicas los inversores fijan su atención en los resultados del tercer trimestre. Antes de la apertura se conocían las cuentas de Schering Plough. La compañía ha anunciado que en el tercer trimestre del año su beneficio se dobló respecto al año anterior hasta alcanzar una cifra de 750 millones de dólares -45 centavos por acción-. Los ingresos subieron un 9% hasta 2.810 millones de dólares, gracias a las ventas de sus píldoras contra el colesterol. No cambiamos de sector y es que también ha rendido cuentas a sus accionistas. La compañía incrementó su beneficio en el tercer trimestre un 63% hasta 1.530 millones de dólares -70 centavos por acción- desde los 941 millones del año anterior, gracias a las buenas ventas de su medicamento contra el cáncer Gardasil y de su tratamiento para la diabetes Januvia. Sin embargo la compañía no ha sido premiada por los inversores y cede un 0,55% en la apertura. Gráfico Dow Jones