El ex presidente de la Reserva Federal estadounidense Alan Greenspan estima que la crisis financiera del verano boreal fue "un accidente que debía producirse" y que si el hundimiento del mercado hipotecario de riesgo (subprime) no hubiera sido el detonante, otra causa habría tenido los mismos efectos. A juicio de Greenspan, "alguna cosa debía ceder" y "si no hubiera sido los subprim', la crisis habría irrumpido en otro sector". Son declaraciones del ex presidente de la FED en su discurso pronunciado al margen de las reuniones del otoño del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial en Washington.
El ex presidente de la FED, que sigue siendo muy escuchado por los mercados, se refería al nivel particularmente elevado de endeudamiento de los actores económicos estadounidenses (familias, empresas, poderes públicos), cuyo déficit de cuenta corriente es solamente un indicador parcial, afirmó. Ese endeudamiento no puede crecer indefinidamente, advirtió. 'No puedo prever dónde se sitúa el punto crítico, pero claramente hay uno', señaló. 'Es el nivel de la deuda, no el origen geográfico de quien la financia, lo que provoca las tensiones' en el sistema financiero, subraya, refiriéndose a la especulación sobre las consecuencias de un menor interés de los inversores extranjeros por los títulos de deuda estadounidenses.