No es probable que Merrill Lynch & Co pague un impuesto de sociedades en el Reino Unido durante varias décadas después de que las pérdidas de 29.000 millones de dólares que sufrió el banco de inversión estadounidense se hayan facturado a la filial londinense, informa el viernes el diario the Financial Times. Las cifras, publicadas en los informes regulatorios de Merrill, ponen de manifiesto que la crisis crediticia de Estados Unidos está afectando fiscalmente a otros gobiernos, fuera de las fronteras estadounidenses, señala el periódico. Las pérdidas están casi en su totalidad relacionadas con la actividades de Merrill en el mercado de obligaciones de deuda garantizada, o CDO por sus siglas en inglés, que fueron canalizadas a través de Merrill Lynch International, la filial británica del grupo, explica el diario.