Merrill Lynch & Co, el mayor banco de inversión de EEUU, anunció que la crisis crediticia del verano ha provocado unas amortizaciones por depreciación de activos mayores de lo esperado hasta los 7.900 millones de dólares durante el tercer trimestre del año. La compañía radicada en Nueva York registró una pérdida tras dividendos de 2.310 millones o 2,82 dólares por acción, frente al beneficio de 3.000 millones, o 3,50 dólares por acción de un año antes. Los ingresos cayeron un 94% a 577 millones desde los 9.830 millones de hace un año.
Los resultados estuvieron por debajo de las previsiones de Wall Street de una pérdida de 0,45 dólares por acción y unas ventas de 3.250 millones, según los analistas consultados por Thomson Financial. Merrill dijo el pasado 5 de octubre que pensaba realizar ajustes por depreciación de casi 5.000 millones de dólares en el trimestre por su exposición a activos de riesgo relacionados con hipotecas. La mayor parte de las pérdidas viene de amortizar el valor de unos instrumentos financieros complejos conocidos como 'obligaciones de deuda colateral' (CDO, por sus siglas en inglés) y de la bajada de las hipotecas de riesgo (préstamos a clientes con un historial de crédito pobre). El consejero delegado Stan O'Neal dijo que el banco sigue enfrentándose a la incertidumbre tras el impacto de sus inversiones relacionadas con hipotecas. 'A la vista de la dificultad de los mercados de crédito y de los últimos análisis de la directiva, revisamos nuestras posiciones de CDO con suposiciones más conservadoras', afirmó en un comunicado. 'El resultado es una amortización mayor de lo previsto para estos activos', añadió.