La farmacéutica estadounidense Merck & Co. acordó comprar a su rival Schering-Plough Corp. por US$32.600 millones en lo que constituye el más reciente intento del sector por diversificarse para sortear la crisis económica y los impredecibles vaivenes del desarrollo de fármacos. La compra de Schering-Plough se produce en momentos en que el laboratorio suizo Roche AG está cerca de sellar un acuerdo para adquirir el 44% del pionero estadounidense de la biotecnología Genentech que aún no posee. Pfizer Inc., a su vez, anunció hace sólo seis semanas la compra de Wyeth por 68.000 millones de dólares. Con el acuerdo, valorado en US$32.600 millones, Merck abandona su tradicional dependencia de su investigación propia y de pequeñas compras para impulsar su crecimiento. En su lugar, la compañía se une a otras grandes farmacéuticas que ahora opinan que su tamaño y alcance son la clave para el éxito a largo plazo. Los tres acuerdos crean empresas más grandes, diversificadas y menos dependientes de la investigación y desarrollo (I&D) tradicional de medicamentos. La adquisición de Wyeth le aporta un portafolio de fármacos biotecnológicos, vacunas y productos de consumo a Pfizer. De manera similar, Schering-Plough le proporciona a Merck negocios de biotecnología, salud del consumidor y salud animal, así como una mayor presencia en Brasil, China y otros mercados emergentes.