El grupo químico y farmacéutico Merck dijo el viernes que su beneficio neto cayó un 48% en el segundo trimestre, aunque su atribulado negocio de cristal líquido mejoró respecto al trimestre anterior y la compañía confirmó su previsión anual.

El beneficio neto del trimestre cerrado el 30 de junio cayó a 108,5 millones de euros desde los 207,4 millones del pasado año y por debajo de las previsiones de analistas, de 128 millones. Los ingresos del periodo de referencia, incluidas las regalías, fueron de 1.900 millones de euros, en línea con las estimaciones.

Para 2009, la compañía aún prevé un crecimiento del 5% en los ingresos y que la rentabilidad subyacente sobre las ventas sea del 15-20%.