Los consejos de administración de los grupos farmacéuticos Merck y Schering-Plough mostraron hoy su apoyo "unánime" a la fusión de las dos compañías en una operación valorada en 41.100 millones de dólares (32.660 millones de euros) que se llevará a cabo mediante un intercambio de acciones y efectivo. De acuerdo con los términos del acuerdo entre las dos empresas, los accionistas de Schering-Plough percibirán 0,5767 acciones y 10,50 dólares en efectivo (8,34 euros), lo que representa un total de 23,61 dólares (18,75 euros) y supone una prima del 34% respecto al precio de cierre de las acciones del laboratorio el pasado 6 de marzo. Por su parte, cada acción de Merck será convertida de manera automática en una acción de la nueva compañía, que también se denominará Merck.
De este modo, los accionistas de Merck controlarán el 68% de la nueva compañía, mientras que los partícipes de Schering-Plough contarán con el 32% restante. Asimismo, el actual presidente y consejero delegado de Merck, Richard T. Clark, será el responsable de liderar la nueva compañía surgida tras la fusión.

La transacción, que podría completarse en el cuarto trimestre de 2009, se estructura en un 44% en efectivo y un 56% en acciones. El componente de efectivo será financiado mediante la combinación de los 9.800 millones de dólares de liquidez existentes y un crédito de 8.500 millones de dólares por parte de JP Morgan.

Esta operación representa un nuevo movimiento en la consolidación del sector farmacéutico después de que el pasado mes de enero el laboratorio farmacéutico estadounidense Pfizer lanzará una oferta de compra en efectivo y acciones sobre su homóloga Wyeth valorada en unos 68.000 millones de dólares (52.457 millones).