El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, y la canciller de Alemania, Angela Merkel, expresaron hoy su pleno respaldo a la oferta del fabricante austríaco-canadiense Magna y el banco ruso Sberbank para comprar Opel. Medvédev defendió en rueda de prensa conjunta con la dirigente alemana en el balneario ruso de Sochi (mar Negro) la inversión rusa en "nuevas tecnologías" en tiempos de crisis. Mientras, Merkel aseguró que "el gobierno de la República Federal Alemana apoya la iniciativa rusa para comprar Opel". En la comparecencia ante la prensa trasmitida en directo por la televisión rusa, Merkel destacó que "Magna es una compañía con una larga experiencia en el sector de la automoción" y que desea construir coches con Opel tanto en Alemania como en Rusia.