La aseguradora Mapfre ha hecho públicas sus cuentas correspondientes al primer trimestre del año cuando obtuvo un beneficio neto atribuible de 310,1 millones de euros, lo que supone un 13,5% más que el mismo periodo del año anterior.

Según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Mapfre atribuye estas ganancias a una mayor expansión del negocio internacional y del reaseguro y gracias también a la fortaleza del negocio de automóviles y hogar en España.

Así, el beneficio neto del negocio asegurador creció un 9,6%, a pesar del efecto que tuvieron sobre las cuentas de Mapfre los terremotos de Japón y Nueva Zelanda, cuyo impacto en las cuentas del grupo ascendió a 64,1 millones de euros.

La compañía destacó la favorable evolución del resultado técnico de no vida, que permitió absorber el efecto de los anteriores siniestros, mejora especialmente significativa en nuestro país, donde el ratio combinado registró una disminución del 3,7% respecto al mismo periodo del ejercicio 2010.

Mapfre encabeza a esta hora el Ibex 35 con ganancias superiores al 2%, un rebote que deja sus títulos en los 2,85 euros dentro del selectivo español.