La caída de los tipos de interés, que desde octubre se han reducido en casi 300 puntos básicos hasta alcanzar el pasado jueves un nivel mínimo histórico (1,5%), no se ha dejado notar tanto en los créditos que conceden las entidades a las familias como en los depósitos que captan. Según datos del Banco de España recogidos por Europa Press, los productos a plazo que contrataron las familias en enero estaban remunerados con un tipo del 3,47%, frente al 4,97% y el 11,55% que aplicaron las entidades a los nuevos préstamos para vivienda y al consumo, respectivamente. Estos datos ponen de manifiesto que las entidades aún no han trasladado el drástico recorte que han sufrido los tipo de interés y el Euríbor a sus créditos, que siguen prácticamente al mismo nivel que hace un año, pero sí han rebajado en mayor medida la remuneración que ofrecen por sus depósitos como consecuencia de la caída del precio del dinero.