La plantilla de la multinacional catalana Ros Roca, con sede en Tàrrega, denunció hoy que la empresa no ha abonado el incremento salarial acordado para 2009. El comité de empresa hizo pública su denuncia tras conocer que la compañía ha ingresado 30 millones con la contrata de Barcelona. "Como a consecuencia de la noticia publicada hace pocos días en el diario 'Expansión', en lo referente al ingreso por parte de Ros Roca de treinta millones de euros para la contrata de Barcelona, nos vemos obligados a hacer llegar a la opinión pública la crispación existente al centro de trabajo", afirmó el comité en un comunicado. Según UGT, después de diez meses de negociación, la empresa niega el incremento salarial correspondiente al año 2009, cuando la empresa manifestó en su día que era de un 2,75%.