A pesar de esta caída, la compraventa de pisos sigue bajando más de un 20% desde el comienzo del año.
  
El 42,9% de los encuestados reconoce que ha tenido que rebajar el precio de salida de la vivienda entre un 10% y un 20% para facilitar su venta; mientras, otro 29,2% ha bajado su coste hasta el 10%, según un barómetro de la 'Agencia Opina'.
 
En lo que respecta a las agencias inmobiliarias, dos de cada diez reconocen haber bajado el precio de la viviendo entre un 20% y un 30%, e incluso el 6,6% de ellas asegura que lo hizo más de un 30%.