El presidente de la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE), José Manuel Galindo, hizo hoy un llamamiento para que no se permita la destrucción de un sector que, superada la crisis, va a tener que satisfacer una demanda estructural de 350.000 viviendas anuales, lo que supondrá un peso de la inversión residencial en el PIB del 7,5%.