Los precios de los coches bajaron en España un 0,8% entre enero de 2007 y enero de 2008, pese a que durante el mismo periodo la tasa de inflación general aumentó un 4,4%. En la eurozona, los precios de los automóviles experimentaron una ligera subida (0,6%), pero muy inferior a la inflación (3,2%), lo que supone un abaratamiento en términos reales, según el informe semestral de la Comisión Europea sobre el sector hecho público hoy.