La tasa de inflación en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) resgistró en enero una lectura anual del 2,1%, frente al 1,9% de diciembre, debido en gran medida al fuerte repunte de los precios de la energía.