El índice de precios de importación en Estados Unidos ha registrado en mayo su mayor subida en casi un año, desde el pasado mes de julio, al repuntar un 1,3%, como consecuencia básicamente del repunte en los precios energéticos, y en particular del petróleo (+8,3%). Losprecios de exportación, por su parte, subieron un 0,6%.