La “recogida de beneficios” , después del repunte de la última jornada, se impone en la renta variable española. Tras acercarse a los 15.600 puntos y pese al repunte anoche de Wall Street, el Ibex 35 se deja un 0,49 por ciento en los primeros compases de la sesión y se coloca en los 14.520 puntos. En la víspera de la cita clave con el BCE y a la espera del Libro Beige de la FED – una fotografía de la situación económica del país- los inversores españoles deshacen posiciones, sobre todo, en los pesos pesados.
Las tranquilizadoras palabras del presidente de Deutsche Bank asegurando que la entidad no está expuesta a la “crisis subprime” y que la calma está regresando a los mercados no dan más de sí y no sirven para extender a este miércoles el ánimo comprador entre los inversores. Tampoco el cierre alcista de Wall Street – tras un dato de ISM manufacturero recibido con optimismo- . Lejos de todo esto y a la espera de la publicación del Libro Beige de la FED esta tarde y de la reunión mañana del BCE se imponen las órdenes de venta. El dinero sale en particular de los grandes valores. Así la operadora Telefónica se deja un 0,49 por ciento, el BBVA y el Santander ceden un 0,5 por ciento, mientras que Repsol baja un 0,15 por ciento. A pesar de todo, según Luis San Juan Benito, analista de NOESIS, "la situación no es preocupante mientras mantengamos los 14.475 puntos". Tan sólo 3 compañías se colocan en positivo en los primeros movimientos de la jornada: Sogecable, Enagás y Altadis y la que más gana es la primera, un 0,69 por ciento. Lideran los retrocesos Sacyr Vallehermoso (-1,04 por ciento) y Gamesa, con caídas del 0,7 por ciento.