Los pedidos de fábrica de EE UU cayeron en enero el 1,9%, frente a una previsión de caída del 3,5%. El dato revisado de diciembre muestra un descenso del 4,9%.