Los nuevos préstamos concedidos por las entidades financieras a las familias para adquirir una vivienda crecieron un 18,9% en diciembre, hasta los 6.716 millones de euros, aunque el saldo vivo total se situó en 648.754 millones, un 0,14% menos que a cierre de 2008, según datos del Banco de España recogidos por Europa Press. Las entidades han abierto el grifo de la financiación en los últimos meses, pero no es suficiente para que el saldo total de préstamos concecidos cierre con crecimientos. Sin embargo, si en enero continúa la senda alcista, el saldo final en 2010 podría arrojar cifras más positivas. Los nuevos créditos al consumo, por su parte, registraron un leve repunte del 0,37% en diciembre, tras varios meses de fuertes caídas, aunque el saldo vivo anual retrocedió un 2,34%, con un total de 219.652 millones de euros.