Los nuevos préstamos concedidos por las entidades financieras para la adquisición de vivienda se desplomaron en febrero hasta los 5.301 millones de euros, un 42% menos que hace un año, cuando su importe alcanzaba los 9.158 millones, según datos del Banco de España. La caída registrada en febrero es aún mayor que la registrada en enero, cuando los préstamos cayeron un 38%, lo que demuestra el parón que sufre el sector inmobiliario y la falta de financiación por parte de las entidades. Del total de las nuevas operaciones formalizadas durante el mes de febrero, 3.079 millones correspondieron a las cajas de ahorros, un 41% menos, mientras que 1.752 millones fueron de bancos, un 40% menos que hace un año.