El test de estrés realizado a veintidós bancos europeos muestra que el riesgo máximo para el sector en el peor escenario es de 400.000 millones de euros, según ha explicado la vicepresidenta económica del Gobierno, Elana Salgado. Los ministros de Finanzas de la Unión Europea consideran que los resultados del test son sólidos para resistir un deterioro de las condiciones económicas, aunque añaden que no creen que el peor escenario posible vaya a darse.