La mayoría de residentes en México confían más en bancos de otros países que del suyo propio. Tanto es así que en el primer semestre de este año los mexicanos han invertido 19.629 millones de dólares en entidades financieras del exterior. Esta salida de recursos se duplicó con respecto al mismo periodo del año anterior, según los documentos del Banco de México.
 A tenor de una información que publica el Financiero de México, el flujo de capitales llegó casi a duplicar el ingreso de divisas en concepto de remesas familiares. La cifra sumó 10.704 millones de dólares, acorde con datos oficiales, y resultó ser levemente inferior a los 21.339 millones de dólares que ingresaron al país por exportación de crudo, y a los 21.339 millones de inversión extranjera directa.

Estos datos, que están reflejados en la publicación de la balanza de pagos mexicana del segundo trimestre, exponen las transacciones económicas de México con el resto de países del mundo. Así, también se puso de manifiesto que durante la primera mitad del año se produjo unos números negativos en la cuenta de errores y omisiones por valor de 7.329 millones de dólares, lo cual muestra una mayor salida de divisas no registradas en los canales financieros.

Asimismo, el informe también indica que la inversión de las empresas de México en el extranjero se redujo en el primer semestre del año, al descender un 71% con respecto al mismo periodo del año anterior. Concretamente, las compañías emplearon 729 millones de dólares en firmas del exterior y el dato supone la cifra más baja en los últimos cuatro años.

Estos movimientos de capitales se produjeron en un escenario en el que la economía mexicana junto con la global está inmersas en un proceso de menor dinamismo, además de la volatilidad existente en las bolsas internacionales.