"Seguir profundizando en nuestra estrategia de globalidad y expansión a nuevos segmentos de clientes" se perfila como uno de los objetivos de Gamesa para este 2010, según afirma su presidente, Jorge Calvet. La energética de sello español apuesta cada día más por estar presente en mercados internacionales, los cuales, ya suponen la mayor parte de sus ventas y, además, le ayudan a paliar las condiciones del mercado nacional y los problemas de cambios normativos.
¿Por qué en los últimos tiempos Gamesa está apostando por la expansión en mercados emergentes, como China, Estados Unidos, India, etc?

Gamesa es una compañía global y, efectivamente, en los últimos años hemos logrado consolidar nuestra estrategia de internacionalización en muchos países del mundo de forma que, en la actualidad, el exterior representa ya el 80% de nuestros MWe vendidos.

Gamesa ha apostado y lo va a seguir haciendo por mercados en crecimiento y, en este sentido, creo que estamos posicionados (con implantación industrial y comercial) en los países donde se prevé un mayor incremento del sector eólico, como son Asia (China e India, principalmente) y Estados Unidos. De igual modo, no renunciamos a seguir presentes en Europa, un mercado mucho más maduro en el que prevemos crecimientos más sostenidos y, a medio plazo, ligados al mercado offshore (mercado eólico marino), un segmento en el que Gamesa ha decidido también jugar un papel relevante en los próximos años.

Nuestra apuesta por el crecimiento en países-objetivo se está materializando de varias formas: a través del desarrollo de nuevos productos o ampliando nuestras capacidades de producción, adaptándolos a las necesidades de los mercados locales y las demandas de nuestros clientes; potenciando nuestra estrategia de comercialización; y analizando nuevas implantaciones de centros de producción en países con interesantes perspectivas de desarrollo eólico.

En concreto, en los últimos meses, hemos inaugurado nuestro primer centro de producción en India y, recientemente, hemos puesto la primera piedra de nuestra quinta fábrica en China. La presencia global de Gamesa avanza también en otras líneas de negocio, como por ejemplo, en la promoción y venta de parques eólicos -cartera de 22.000 MW en el mundo-, con nuevos acuerdos en Europa y China.


¿Qué previsiones manejan para los resultados del segundo trimestre?

Las condiciones en las que se ha desarrollado el mercado en 2009 en general –impactado por la crisis mundial- y el español en particular –con el cambio normativo que ha introducido el Registro de Preasignación- van a marcar un año 2010 complejo, con niveles bajos de actividad durante el primer semestre y una previsible y progresiva recuperación durante el segundo semestre.

Asimismo, esperamos un repunte del crecimiento a lo largo de 2011 que, en nuestro caso, se traducirán en incrementos de ventas por encima de las registradas en 2008 y márgenes superiores a los alcanzados en 2009.

Estas expectativas se fundamentan en el plan de entregas a nuestras grandes cuentas estratégicas y las perspectivas del sector a medio y largo plazo, en los principales mercados, desde Europa a Estados Unidos y China.


¿Qué objetivos de negocio tienen para este 2010?

Gamesa se ha preparado para un nuevo escenario sectorial -más selectivo, que exige mayores niveles de eficacia y flexibilidad-, que le permita maximizar una nueva etapa de crecimiento, en base a los siguientes pilares:

 Seguir profundizado en nuestra estrategia de globalidad, a través de un nuevo enfoque comercial, con la apertura de nuevos mercados y la expansión a nuevos segmentos de clientes;

 Impulso de la actividad de operación y mantenimiento, con el objetivo de dar respuesta integral a las necesidades de nuestros clientes y crecer, además, en una actividad con ingresos más recurrentes;

 Lanzamiento de nuevos productos, entre ellos, la G10X – 4,5MW que, por sus características, es ya un referente del sector en el mundo;

 La decisión estratégica de estar presente en el negocio offshore (energía eólica marina);

 La mejora continua de la eficiencia, vía optimización de costes y ajustes de la capacidad e inversión a la demanda. Esta estrategia se sustenta en atender a mercados donde se prevén crecimientos importantes y sostenibles a medio y largo plazo.


¿Cómo ve actualmente al sector eólico a nivel español y mundial y cómo calificaría la situación de Gamesa en éste?

En 2009, la eólica ha vuelto a constituirse en la energía renovable más sólida y eficaz para afrontar precisamente este reto: dar respuesta a un desarrollo socio-económico sostenible que no comprometa a generaciones futuras. Durante el ejercicio, la energía eólica registró una cifra récord de instalación de 37.466 MW en el mundo (un 31% más que en 2008), alcanzando cifras acumuladas de 157,8 GW.

Sin embargo, en 2009, el sector industrial eólico no ha sido ajeno a los efectos de la crisis financiera y económica mundial, que ha ralentizado nuevos proyectos y pedidos, ha endurecido el acceso al crédito a promotores e inversores y ha reducido en ocasiones la competitividad al precio.
En España, adicionalmente, nos hemos encontrado con la ausencia de un marco estable, que defina las bases de actuación a medio plazo del sector, y la implantación de un Registro de Pre-asignación (RDL 6/2009) innecesario y restrictivo, a nuestro entender, para el sector eólico, que ha provocado la paralización del sector en los últimos siete meses del año.

En este contexto, Gamesa ha dirigido su gestión con realismo y prudencia, consolidando su posición de liderazgo en el sector industrial eólico mundial. Y así, hemos priorizando la mejora de nuestros ratios de eficiencia y productividad, con una gestión activa del capital circulante y un ambicioso plan de optimización de costes, que nos ha permitido mejorar de forma significativa los márgenes de nuestra actividad.

Asimismo, hemos seguido diversificando nuestro riesgo con una progresiva y creciente implantación internacional, que nos permita evolucionar y crecer, conforme lo hacen los mercados con mayor potencial de crecimiento; hemos diversificado nuestra estrategia comercial para llegar a más mercados y más clientes y hemos potenciado otras líneas de actividad, como los servicios de operación y mantenimiento, que nos aportan mayor valor añadido y nos permiten crecer en actividades con ingresos más recurrentes.