Hoy los mercados harán lectura de las conclusiones de la reunión de banqueros centrales celebrada en Jackson Hole, escasas y descafeinadas, sin pistas sobre próximos movimientos en políticas monetarias.

Apertura con sesgo bajista en Europa, en una sesión donde recordamos que el mercado permanecerá cerrado en Reino Unido por festivo, y por tanto los volúmenes serán previsiblemente muy reducidos.

Por lo que respecta al discurso de Yellen, tal y como esperábamos, no hizo comentarios acerca de los pasos a seguir en política monetaria, limitándose finalmente a repasar las medidas que se adoptaron tras el estallido de la crisis financiera, defendiendo los cambios introducidos en la regulación para prevenir crisis futuras.

El mercado mantiene sus expectativas de inicio de reducción de balance de la Fed para el próximo mes, a la vez que otorga poco más del 40% de probabilidad a una subida adicional de tipos en diciembre (dependerá de la evolución de la inflación en el corto plazo). Por su parte, Draghi tampoco dio pistas, ni hizo nada para moderar la fortaleza del euro, tan solo se limitó a defender el libre comercio y advertir de los efectos negativos del proteccionismo.

La principal reacción a ambos discursos se ha producido en los mercados de divisas, con una notable apreciación del Euro frente al USD, situándose claramente por encima de 1,19 y llegando a tocar niveles de 1,1965, lo que supone máximos de 2 años y medio y podría presionar hoy a los índices europeos que en preapertura se dejan 0,5%.

Por otra parte, tendremos numerosas citas macro de relevancia a lo largo de la semana con previsible impacto en los mercados, donde destacamos en Estados el informe oficial de empleo, que se dará a conocer junto al ADP de empleo privado, el deflactor del consumo privado subyacente (medida de inflación preferida de la Fed), los datos de confianza consumidora del Conference Board (y finales de la Universidad de Michigan) y el ISM manufacturero y de precios pagados.

En la Eurozona contaremos con las primeras estimaciones de IPCs de agosto, con relativa estabilidad esperada en niveles aún lejanos en términos generales a los objetivos del BCE.

Además contaremos con los datos de confianza del consumidor, industrial, económica, de servicios y de clima empresarial, también de agosto. Por países, se darán a conocer los datos preliminares de IPCs de agosto en Alemania, España y Francia, así como los PMI Markit finales de manufacturas.

Por último, también se publicarán de agosto el PMI manufacturero final en Japón y, en China, PMI manufacturero tanto oficial como Caixin (que se mantendrían en niveles elevados, por encima de 51) y de servicios oficial.

En cuanto a nuestra visión de mercado, seguimos apreciando un buen fondo de mercado en términos macro (recuperación sincronizada del ciclo económico global) y de resultados empresariales. La clave del comportamiento de las bolsas en el corto plazo estará en la evolución de las políticas monetarias a ambos lados del Atlántico y su impacto en el mercado de divisas.

En otro orden de cosas, las próximas semanas serán también importantes en términos de riesgo político, especialmente en Estados Unidos donde recordamos que el 29 de septiembre se alcanzará el techo de deuda.

Por último, no hay que perder de vista el aumento de riesgo geopolítico, con el aumento de tensiones entre Estados Unidos y Corea del Norte. Ésta última, a pesar de las sanciones, sigue aumentando su capacidad nuclear. En este sentido, la colaboración de China (principal destino de las exportaciones de Corea del Norte) para hacer más eficaces las sanciones impuestas podría repercutir positivamente en las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China, limitando los riesgos sobre el comercio internacional.