La Bolsa de Nueva York limitó sus pérdidas el miércoles al final de la sesión, cuando las expectativas de un descenso de tasas de interés neutralizó las malas noticias del sector inmobiliario y de Merrill Lynch. El Dow Jones perdió 0,01% hasta los 13.675 puntos, mientras que el Nasdaq bajó 0,88%. Este jueves partirá desde los 2.774 puntos.
El índice ampliado Standard and Poor's 500 bajó por su parte 0,24% (-3,71 puntos) a 1.515,88 unidades. Wall Street puso término a su recuperación de dos días, con el retorno a primer plano de los temores sobre las consecuencias financieras y económicas de la reciente crisis de préstamos inmobiliarios a riesgo ('subprime'). Pero luego de que el Dow Jones llegara a perder más de 200 puntos (cerca de 1,5%) y el Nasdaq cerca de 3% a media sesión, el mercado redujo marcadamente sus pérdidas en la tarde, sostenido por 'un rumor que circula ampliamente de que la Reserva Federal (Fed) reducirá nuevamente las tasas', en su próxima reunión a fines de octubre, afirmó Mace Blicksilver, analista de Marblehead Asset Management. El sector inmobiliario dio una nueva señal de su crisis persistente, con un descenso de 8% en la venta de viviendas usadas en Estados Unidos en setiembre, en relación a agosto, el ritmo más bajo registrado desde 1999. 'Esto reaviva la idea de que el mercado inmobiliario todavía está lejos de haber tocado fondo', afirmó Peter Cardillo, analista de Avalon Partners. Resultados de Merrill Lynch Los temores sobre el impacto de la crisis de los 'subprime' también se multiplicaron con las crecientes dificultades anunciadas por Merrill Lynch, que cayó en el rojo por primera vez en seis años. En el tercer trimestre, el banco de inversiones depreció en 7.900 millones de dólares sus activos, superando los 5.500 millones de dólares anunciados a fines de octubre. Su acción perdió 5,81% a 63,22 dólares, acelerando su descenso luego de que Standard & Poor's y Moody's bajaran la calificación de su deuda. El mercado obligatorio se benefició nuevamente de la incertidumbre económica, que lleva a los inversores a abandonar los valores de riesgo. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó a 4,331% contra 4,405% en la noche del martes y el de los títulos a 30 años a 4,641% contra 4,692%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.