La renta variable española corrige en la apertura y estrena agosto en negativo. Con el mal cierre del Nikkei y de Wall Street anoche sobre la mesa, los inversores no se sienten con ánimo comprador y prefieren poner a buen recaudo parte de las ganancias obtenidas en los últimos días. Así, el Ibex 35 se deja un 1,01 por ciento y se coloca en los 11.763 puntos, lastrado por el mal comportamiento de los pesos pesados y por el fuerte retroceso de valores como BME -que ha presentado resultados- e Iberia. En el resto de plazas europeas se repite la historia –todas en negativo- mientras que el futuro del crudo ligero estadounidense para entrega en septiembre se paga a 123,37dólares. En el mercado de divisas, el cambio euro/dólar se coloca en las 1,5563 unidades.
El billete verde se mantiene cerca de su nivel más alto en un mes frente al euro el viernes, con los inversores a la espera de la publicación del dato de creación de empleo en julio en Estados Unidos para ver si la divisa estadounidense puede sostener su rebote. Un dato que será clave para el devenir de los mercados en este primero de agosto, pero que no conoceremos hasta las 14:30 horas de la tarde. Entre tanto, lo que sí tenemos es el poso de pesimismo dejado por el retroceso anoche en Wall Street –tras los decepcionantes datos de crecimiento en EE.UU.- y varias noticias empresariales que afectan al Santander y que llegan del otro lado del Atlántico, sin olvidar las novedades en torno a la operación ACS- Fenosa-Gas Natural. El Santander, castigado Las acciones del Santander se dejan en los primeros compases del día un 1,22 por ciento, tras las amenazas del presidente de Venezuela, Hugo Chávez -que regresó de España hace una semana- de que tiene intención de nacionalizar el Banco de Venezuela, que pertenece al Grupo español Santander. El grupo Santander es el primer grupo bancario de América Latina de donde procedió el 32 por ciento de sus beneficios totales en 2007. El Santander abona esta jornada dividendo de 0,13 euros por acción. Su gran competidor, el BBVA cede terreno de forma más abultada. Baja un 1,78 por ciento en un día en el que la operadora Telefónica y Repsol -por seguir con los pesos pesados. Bajan un 1,32 y un 0,88 por ciento, respectivamente. De nuevo en el sector bancario, el Banco Sabadell, retrocede un moderado 0,18 por ciento tras conocerse que, a través de una de sus filiales, ha adquirido al grupo Rayet acciones representativas de un 4,9 por ciento del capital social de Antena 3 Televisión, por un importe total de 84,82 millones de euros. La entidad financiera ha anunciado que tiene intención de ampliar su participación hasta el 5,87 por ciento del capital de la cadena de televisión. Sin embargo, el peor comportamiento entre la banca mediana es para el Popular, que cede más de un 1 por ciento. Pero las mayores caídas del día las sufre BME. Los resultados de BME defraudan Entre los resultados empresariales, se han conocido los de BME, el holding que agrupa a las cuatro bolsas -Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia-. Ha obtenido un beneficio neto atribuido de 103,13 millones de euros en el primer semestre de este año, un 0,1 por ciento más frente a igual periodo de un año antes, y esto no gusta a los inversores. Castigan al valor en la apertura con descensos del 3,4 por ciento, mientras que Iberia baja un 2,07 por ciento, después de que British Airways, que negocia su fusión con la española, ha anunciado una caída del beneficio neto en el primer trimestre fiscal (abril a junio) de un 90,1 por ciento, hasta 34,3 millones de euros. La británica achaca estas malas cifras a la combinación de unos precios sin precedentes del petróleo, la ralentización económica y la menor confianza de los consumidores han llevado a una fuerte reducción de los beneficios. Entre los peores del día, se sitúa también Telecinco, abajo un 1,27 por ciento o Ferrovial. esta última se deja más de dos puntos porcentuales.