Amanecía cubierto para el Ibex 35, pero los nubarrones se tornan más oscuros a medida que avanza la sesión. El selectivo del continuo ahonda en sus caídas y lo hace de la mano de los negativos datos macroeconómicos que se han dado a conocer. Hablamos del índice de gestores de compra (PMI) del sector manufacturero en la zona euro, que se ha situado en 47,4 puntos en julio, frente al dato provisional de 47,5 y los 50,5 puntos de mayo. Se trata del nivel más bajo desde junio de 2003, mientras que el mismo indicador español se ha situado su mínimo, en los 39,2 puntos. Junto a estas cifras, que dejan a las claras la complicada situación por la que atraviesa la economía del viejo continente, la vuelta en la cotización de Iberdrola tiene bastante que ver también con los mayores retrocesos que acumula el Ibex 35.
Iberdrola acusa las intenciones de EDFLas acciones de la eléctrica Iberdrola
se dejan a media sesión un 1,71 por ciento, después de que el consejero de la francesa EFD, haya asegurado que Electrictite de France no busca una posición significativa en la española. Comentarios que llegan en medio de los “problemas” de la francesa en su intención de hacerse con la británica British Energy y que los inversores españoles traducen en un menor interés en la única española que “se ha quedado sola en el baile” de la reordenación del sector energético español. Un sector en el que Gas Natural, que ya ha conseguido en tiempo récord el crédito necesario para hacerse con Unión Fenosa
se mantiene plana a 31,33 euros. Además, la gasista catalana ha recibido una rebaja en su precio objetivo por parte de JP Morgan hasta los 37,5 euros.Al margen del sector eléctrico, las caídas más importantes a media sesión corresponden a
Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading
Acciona y Ferrovial, ambas con descensos superiores al 3 por ciento. Y en este grupo de más castigados se cuela también BME, tras anunciar que ha ganado tan sólo un 0,11 por ciento más hasta el mes de junio. En bolsa, el gestor de las cuatro bolsas españolas, baja un 1,72 por ciento. Entre los pesos pesados, el BBVA cede un 1,69 por ciento, un tímido 0,09 por ciento Telefónica y un 1,30 por ciento el Santander. La entidad presidida por Emilio Botín, que abona hoy dividendo de 0,13 euros, parece que acusa el anuncio de Venezuela de que va a nacionalizar el Banco Venezuela, filial del español. Pero es Repsol el más castigado, al caer un 2,04 por ciento.