Los inventarios empresariales de la primera economía del mundo han caído en agosto un 1,5%, lo que supone su mayor caída desde diciembre del pasado año. Los analistas esperaban que bajaran un 0,9%.